La guerra en Ucrania ha afectado al suministro de componentes clave para el grupo automovilístico Volkswagen (VW). Sus proveedores intentan encontrar soluciones en el extranjero mientras aseguran a los ucranianos que no van a abandonar el país. El TASR informa sobre la base de un informe de la AFP.

El gigante alemán Volkswagen, al igual que otros fabricantes de automóviles, ha tenido que recortar su producción tras la invasión rusa de Ucrania, que obligó a cerrar las puertas de muchas fábricas de ese país, incluidos los proveedores de componentes de automóviles a toda Europa.

Esto supone una complicación más para el sector del automóvil, que lleva dos años luchando contra la escasez de chips informáticos y otras dificultades en las cadenas de suministro en relación con la pandemia del nuevo coronavirus.

«Mantenemos a nuestros proveedores en Ucrania», dijo Murat Aksel, miembro del consejo de administración de Volkswagen para las compras, a los periodistas en la sede del grupo en Wolfsburg. «Pero en este momento estamos creando capacidad fuera de Ucrania porque nadie sabe si la guerra se extenderá a otras partes del país o cuánto durará», añadió.

Además de producir diversas piezas de automóvil, Ucrania es uno de los mayores proveedores europeos de mazos de cables para los fabricantes de automóviles. El mazo de cables se conoce como el «sistema nervioso central» del vehículo.

En Wolfsburg, en la sede de Volkswagen, un grupo de trabajo de unos 150 expertos del Grupo y representantes de la industria ucraniana de autopartes trabaja febrilmente para mantener las líneas de suministro. Están estudiando una serie de soluciones, desde la sustitución de determinadas piezas o el cambio de proveedores cuando sea posible, hasta la posibilidad radical de crear «duplicados» de fábricas enteras.

Los destinos más probables de estas fábricas de sustitución son los lugares y países de Europa del Este o del Norte de África (Magreb), donde los costes suelen ser más bajos y donde las empresas pueden reutilizar o ampliar las fábricas existentes.

Aksel señaló que las 16 fábricas ucranianas que suministran cables a VW están funcionando sólo entre el 30 y el 40% de su capacidad normal. Y la situación es «volátil». Una fábrica de las afueras de Kiev ya ha sido duplicada en Rumanía.

«Si aplicamos todas las medidas previstas, podremos duplicar toda nuestra capacidad de producción ucraniana de arneses de cables», dijo Geng Wu, uno de los principales miembros del grupo de trabajo.

En total, se necesitarán unos 55.000 empleados que recibirán formación en los próximos meses y 90.000 kilómetros cuadrados de espacio fabril para maquinaria y equipos, algunos de los cuales tendrán que esperar muchos meses para ser entregados.

La empresa alemana Leoni, principal proveedor de VW en Ucrania, ya ha trasladado parte de la producción de sistemas de cableado eléctrico a una planta existente en Túnez y pronto abrirá más capacidad en Rumanía.

Pero Leoni ha subrayado que no tiene intención de dar la espalda a Ucrania, que lucha por resistir los ataques rusos. La empresa reanudó parte de la producción en Ucrania el 2 de marzo «con medidas de seguridad adicionales», dijo el director de operaciones de Leoni, Ingo Spengler.

Los antiguos búnkeres de la época soviética de dos fábricas de la región de Lviv han sido renovados para ayudar a mantener la seguridad de los empleados. La empresa ha reanudado esta semana los turnos de noche, con lo que la producción ha vuelto a alcanzar el 70% de la normal. Esto, a su vez, ayudó a VW a reiniciar las líneas de montaje en Wolfsburg antes de lo previsto.

«Mientras la situación de seguridad lo permita, nuestros proveedores seguirán produciendo», dijo Aksel, que visitó Ucrania con Spengler a principios de este mes. Pero sin fábricas ucranianas en funcionamiento, las plantas de automóviles europeas se encontrarán en una situación «dramática», añadió Wu.

Por supuesto, el esfuerzo y el dinero invertidos en la creación de nuevas capacidades de producción serán inútiles si la situación en Ucrania mejora inesperadamente. Pero VW cree que es un riesgo financiero que merece la pena asumir. El coste de detener la producción de automóviles es enorme, recordó Aksel.

Volkswagen también tiene previsto utilizar la experiencia de Ucrania para «comprender mejor la complejidad de sus cadenas de suministro y minimizar el riesgo de futuros choques».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *